Mi rutina en Japón actualizada y algunas reflexiones…

En las clases de japonés nos toca hacer un mini discurso todos los días sobre temas que nos proponen los profesores. Desde hace unas dos semanas, el tema es el siguiente: cosas que nos preocupan o interesan últimamente (最近関心していること)

Pensando sobre ello, hace ya una temporada que me preocupo mucho sobre algo, y eso es mi falta de tiempo libre o directamente tiempo libre inexistente.

El tema de mi rutina en Japón fue una de las primeras cosas sobre las que escribí en el blog (podéis encontrar la entrada sobre ello aquí)  y ahora que lo pienso, mi rutina ha cambiado una barbaridad. Pienso que el cambio ha sido bueno, pero hay veces, y sobre todo los días malos, en los que me arrepiento un poco de estar tan ocupada.

Mi inocente yo del pasado tenía una rutina muy ligera. Todas las mañanas, de lunes a viernes, iba cuatro horas a estudiar japonés a la escuela. Después de eso volvía a casa, se hacia la comida y estudiaba por las tardes. Como tenía mucho tiempo libre, solía quedar mucho con sus amigos. En ocasiones, sus amigos japoneses no tenían tiempo libre, y en ese caso ella se iba sola a pasear o a visitar sitios a los que aun no había ido, porque Tokyo es grandote.

La rutina que he mencionado ahora se corresponde a la que yo tenía cuando llevaba apenas 4 meses viviendo en Japón. Con ese tiempo aquí aún no me había acostumbrado totalmente a la vida aquí y había muchas cosas que desconocía. Al mismo tiempo, me sentia todavía como una turista, sorprendiéndome y estando 100% ilusionada a todas horas. Lo mas importante y destacable de todo esto es que no me había creado una rutina y no había entendido lo dura que es la vida aqui.

No quiero decir que ya esté totalmente acostumbrada a la vida aquí, ni que mucho menos conozca todo y sea una experta. No me malinterpretéis. Pero al igual que todo, al estar viviendo en un sitio durante meses (ya llevo más de un año aquí), es inevitable que te crees una rutina. Y eso me pasó cuando empecé con mi arubaito.

Al empezar a hacer baito en el restaurante donde estaba antes pensé que no me quitaría mucho tiempo y que podría seguir estudiando mucho fuera de la escuela, leer, pasear… hacer más o menos lo mismo que hacía antes. Pero NO, GRAN ERROR. Y ahora que tengo baito nuevo, peor aún.

Mi rutina normal un día que tengo baito es la siguiente: levantarse (normalmente a las 7) y salir de casa a las 8. Estoy en clase 4 horas, hasta la 1 de la tarde. Después vuelvo, me hago la comida (suelen ser cosas poco elaboradas porque megh) y me relajo un ratito. Tengo apenas tres horas y media para estudiar en el caso de que haya que estudiar, preparar clases de español particulares… o simplemente relajarme con un café y un libro, como me gusta mucho a mi. Después cuando son las 5 empiezo a prepararme para salir de casa a las 5.30, llegar al trabajo a las 5.50 y entrar a las 6. Después a full y durante cinco horas estoy en el izakaya atendiendo y sirviendo comida. Pocos días cerramos antes de las 11.30, así que normalmente vuelvo a casa a las 12. Me ducho rápido, ceno más rápido aún y alrededor de la 1 duermo.

Cuando empecé con el trabajo estaba super ilusionada. Pero lo malo de la rutina es que se repite continuamente, en mi caso cuatro veces al día. El día que me queda “libre” lo utilizo para dar algunas clases de español, y no es solo dar la clase, sino que también gasto mucho tiempo preparando los contenidos que voy a dar.

Ya veis. Estoy ocupada. Me llevó tiempo darme cuenta, pero venir a Japón como turista no es lo mismo que estudiar o vivir aquí. Inevitablemente nos vamos a crear una rutina, con trabajo incluído (quién no haga baito en Japón… que me diga de dónde saca el dinero) y poco a poco nuestro tiempo libre se va a esfumar.

Ahora, esto no es malo. Está bien estar ocupado y mucho más si es con trabajo donde se habla siempre en japonés. He venido a Japón para aprender el idioma, y qué mejor manera de hacerlo que estando en un izakaya hablando con clientes japoneses, aprendiendo sobre comidas y demás cosas REALES. En la escuela se aprende mucho también, pero la oportunidad de hablar sólo la vais a encontrar fuera.

Lo malo de esto es que la vida social se va un poco al garete. Yo vivo con mi novio y a parte de él veo a muchas personas a lo largo del día, pero a mis amigos no puedo verlos tan a menudo por falta de tiempo. Muchas veces me he sentido profundamente sola al hacer lo mismo todos los días y no tener tiempo de ver a nadie, sobre todo cuando estoy cansada y sin ganas de hacer nada.

Lo bueno… estoy ganando un montón de experiencia trabajando en Japón, agilidad a la hora de hablar y lo más importante, ¡dinero! Me encanta no tener que depender del dinero de mis padres y poder darme caprichitos de vez en cuando sin sentirme culpable 😉

Hasta aquí. Mi rutina cambiará pronto (espero), así que ya os escribiré sobre ella cuando llegue el momento. Espero que mis reflexiones no os resulten aburridas y os sirvan de algo, sobre todo de ayuda si estáis pensando en venir a Japón.

Saludillos

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s